¿Cuantas veces oimos reclamar a los grupos antimineros por el fin de la minería?, sus pegadizos eslogans inundan los medios y nadie cuestiona absolutamente nada. pues bien, aquí va un pequeño aporte desde el rincón de Parodi A. para que puedan al menos esgrimir argumentos que hagan consecuentes sus dichos con sus actos.

Cual Isla de Guilligan, puede facilmente utilizarse cocos para reemplazar todo tipo de aparatos electricos como el celular, el televisor, la PC, el reloj, la plancha, el microondas, tostadora, etc.

Además ya no necesitaremos Autos ni motos o cualquier material de construcción pues con madera, bambú y hojas de palmeras, resolvemos estos placeres burgueses, apenas necesarios.

No necesitamos linternas si tenemos antorchas o las mas naturales luciérnagas, tampoco ropa ni utensilios. En fin podemos prescindir de todo lo que nos diferencia de los animales y nos hace humanos.

Pero esto no es todo, también podemos utilizar tomógrafos, resonadores y elementos quirúrgicos como pinza, campos o bisturí completamente hecho de madera.

Los pedidos de los grupos antimineros son tan incoherentes como disparatados, nadie en su sano juicio podría siquiera imaginar (tal vez ahí radique el problema), retroceder a la humanidad a la época previa a la utilización de minerales como una especie de teoría de la evolución a la inversa. Un disparate de proporciones épicas que aun conscientes de la imposibilidad de hacerlo, es pregonado y repetido hasta el cansancio por estos grupos y sus seguidores. Tal vez sería bueno empezar a enrostrar lo absurdos de los reclamos de esta gente para que quienes se suman solo por escuchar repeticiones, tomen noción de lo que dicen. Todo un trabajo que vamos a hacer desde aquí una y otra vez hasta que prime la cordura o hasta que se invente un celular hecho de cocos.

Por Parodi A.