Los resultados de la última campaña de exploración en el Proyecto Altar hicieron que la empresa Aldebarán Resources decidiera apostar por triplicar la inversión y los metros a perforar en la próxima temporada. La sorpresa estuvo en uno de los cuatro pozos perforados que lo convirtió en el mejor hasta ahora, en la historia del cuprífero.

Estamos muy contentos con el avance que estamos teniendo en el Proyecto Altar-Rio Cenicero. Este verano que pasó hicimos una campaña con dos máquinas de perforación y perforamos unos cuatro pozos. Estamos yendo a algunas profundidades bastante importantes, si bien este año fueron pozos no tan profundos como en veranos anteriores, seguimos evaluando y haciendo crecer el Proyecto con la mineralización en algo más de profundidad que persigue varios objetivos”, precisó Javier Robeto, gerente de Aldebarán Resources en el país, en el programa radial “Creación Renovable” que se emite los sábados por la CNN Radio San Juan.

En cuanto al trabajo en esos cuatro pozos, Robeto dijo que “nos fue bastante bien. Uno en la zona de Altar Central y Altar Este, que son las dos zonas más conocidas y principales del Proyecto, pero también seguimos trabajando en la zona del último descubrimiento que es QDM (Quebrada de la Mina) y el Pórfido Radio que es ahí donde hemos tenido la mejor sorpresa este verano”.

Altar es, principalmente, un proyecto de cobre sobre todo en la parte de Altar Central y Altar Este. “Siempre han sido conocidas por mineralización fuerte de cobre, con algo de crédito menores que aporta el oro a partir del descubrimiento de la zona al Oeste, que es la zona de QDM y Pórfido Radio, y es la que nos sigue trayendo buenas noticias por varios motivos. Uno, porque sigue estando presente la mineralización de cobre, pero se suma fuerte presencia de oro y lo otro muy bueno que tiene es que, a diferencia de la zona de Altar, de Altar Central y Este, la parte de QDM y Radio Pórfido casi no tiene presencia de arsénico. Es sabido que, en el tipo de depósito como el nuestro, que son pórfidos andinos, cuando uno saca el concentrado de cobre la presencia de arsénico actúa como un contaminante y luego sufre una penalización en el concentrado cuando se lo manda a refinar, a la venta. Así que la sorpresa que tenemos es un pozo que fue el penúltimo que perforamos en la campaña, que es el pozo QDM 42, ese fue en la zona del Radio Pórfido, pero nos alejamos unos 400 metros hacia el Sureste abriendo una zona nueva que no había sido perforada, y encontramos lo que hoy por hoy es el mejor pozo perforado en Proyecto Altar-Rio Cenicero desde siempre. Con los mejores interceptos, fueron un poco más de 110 metros con 1% de cobre equivalente, que es un intervalo bastante importante de alta ley, y sobre todo esa zona está dentro de una zona mayor que es algo más de 330 metros con 0.86 de cobre equivalente”, detalló Robeto.

“Es bueno porque son leyes importantes, prácticamente no tiene asociación de arsénico, solamente una estructura muy pequeña y marginales. Lo principal es que se aleja unos 400 metros de la zona que había sido previamente reconocida, con lo cual en todas las direcciones abre zonas nuevas para seguir explorando y perforando”.


NOTICIAS RELACIONADAS


Campaña por tres

La empresa lleva tres temporadas explorando el Proyecto Altar, sin embargo, la historia del cuprífero se remonta a mucho antes. Es que tiene más de 20 años de ser conocido y explorado con intermitencias.

Nosotros sabíamos que teníamos que poner foco en esta zona de Quebrada de la Mina y Pórfido Radio, porque es la zona que está menos desarrollada y tiene dos cosas importantes que es más oro y menos arsénico. Sabíamos que teníamos que enfocarnos ahí para la próxima campaña, lo que si cambia es la magnitud del foco que le vamos a poner. La campaña de perforación que vamos a tener serán más metros dedicados a estas zonas porque hasta el momento no había nada, solamente teníamos una anomalía de magnetometría que es un estudio geofísico, pero no había ningún tipo de perforación para confirmar a qué podía corresponder esa anomalía. Solamente tenemos pinchado un sector pequeño de esta zona anómala con presencia de magnetita, y ahora lo que vamos a hacer es ampliar la grilla para entender cuál es el potencial tamaño que tiene la zona nueva que hemos descubierto”, explicó el ejecutivo.

Según Javier Robeto, la próxima campaña será bastante más fuerte de que las que hicieron en los últimos dos veranos. “Para esta campaña estamos pensando en triplicar eso, estamos hablando de un mínimo de 20.000 metros y queremos ver si alcanzamos los 25.000 metros de perforación. De inversión, hablamos de unos 10 a 12 millones de dólares, mientras que última nos demandó unos US$ 3.8 millones”.

La fecha del PEA

¿Tendrán el PEA (Evaluación Económica Preliminar) listo para fin de año?, fue la consulta a Robeto en el programa radial. “Hay muchas perforaciones que no están incluidas todavía dentro del recurso. Nosotros hicimos una actualización del recurso este año sobre el área de Altar Central, Altar Este y de la zona de oro de QDM, pero hay muchos pozos que es la zona del Pórfido Radio donde apareció este nuevo descubrimiento, que todavía ni siquiera forman parte del recurso de lo que es este Informe 43101 que exigen las autoridades canadienses para reportar. Se va a avanzar y posiblemente lleguemos con algunos estudios económicos preliminares, pero de las zonas que están más avanzadas y conocidas, como puede llegar a ser la mineralización que ya esta medida en Altar Central, Altar Este y una porción de QDM. Pero hay otra mineralización y muchos pozos, muchos miles de metros, que necesitan de mayor perforación adicional para poder darles volumen y hacer un cálculo de recursos que, eventualmente, se puedan sumar al recurso total y ser parte de esta evaluación económica.  El PEA puede estar sobre fin de año, o primer trimestre del año que viene”, dijo Robeto.

“Sobre la nueva actualización del recurso, que esperamos hacerla para el año 2022, trabajaríamos para la prefactibilidad que posiblemente estaría sobre fines del 2023”.

¿Concentrado o cátodos de cobre?

Es prematuro decirlo, pero no es algo que lo estamos dejando pasar. Se están evaluando algunos escenarios porque estos proyectos grandes que están en alta cordillera, y en el caso específico de Altar que tiene leyes que son moderadas, y en algunos sectores de moderadas a bajas, estamos trabajando fuerte para encontrar una zona de alta ley que nos ayude a empujar todo el resto. Hoy por hoy, Altar-Rio Cenicero es un proyecto gigante que tiene muchísimo metal contenido, pero las leyes son todavía algo desafiantes y hay que encontrar algo de mayor ley que nos ayude a empujarlo. Como parte de la estrategia, de ver la viabilidad económica que puede tener, es no cerrarnos solamente en que sea una explotación de open pit o subterránea, que solamente produzcamos concentrado o cátodos. En esas opciones, en lo que es Altar Central, y Altar Este, hay mucha mineralización de cobre que está cercana a la superficie, en lo que se llama la capa enriquecida de sulfuro, que eso si es amigable como para pensar en la producción de cátodos. Sí se está evaluando ese escenario, de hacer a lo mejor una inversión a futuro más pequeña, un capital menor, que permita extraer esa mineralización más cercana a la superficie de enriquecimiento. Y eso sí, con esa porción del mineral, pensar en la obtención de cátodos, y luego con una explotación de lo que es más profundo, con los sulfuros primarios, pensar en la producción de concentrados”, concluyó.