Uno de los avances que se mostró en la gran minería en los últimos tiempos en la provincia fue la presentación del proyecto de declaración de impacto ambiental –DIA para el proyecto de cobre de Josemaría. Es por esto que se constituyó la Comisión de Evolución de Impacto Ambiental para el mismo que está integrado por 15 instituciones provinciales y nacionales de diferentes ramas de la comunidad sanjuanina.

Entre estas instituciones se encuentra el Instituto Nacional de Prevención Sísmica. Sobre el trabajo que están haciendo en la Comisión de Evaluación, el ingeniero Rodolfo García, Jefe de Estructuras del INPRES contó a Zonda Diario que “en el caso de nosotros estamos evaluando todo lo que está relacionado a la competencia del INPRES que es lo sísmico de las obras de infraestructura que contempla el proyecto cuando son sometidas a eventos sísmicos.

García explicó que “como todos sabemos vivimos en una provincia sísmica y tiene el mayor nivel de peligrosidad, junto con Mendoza. Sabemos que el potencial de fallamiento geológico es capaz de generar grandes terremotos. Nuestra misión es focalizarnos en estas obras claves con el objeto de ver su estabilidad física o su comportamiento adecuado frente al embate de grandes eventos sísmicos”.


NOTICIAS RELACIONADAS


El especialista detalló que como INPRES, “apenas tuvimos contacto con la información presentada por la empresa a través de Minería, nosotros hemos pedido una ampliación de información. Esto consiste en un pedido de información específica desde el punto de vista geológico de la zona de emplazamiento del proyecto”. Esto se justifica entendiendo que el emplazamiento de José María está en una zona cuaternaria “donde hay potencialidad sísmica”.
El pedido de información que hace la comisión no es directamente a la empresa, sino que se eleva a la autoridad minera y son estos los que hacen el respectivo pedido”.

Análisis sobre el dique de cola

Entre los aspectos que se tienen que evaluar está el dique de cola que propone la empresa para la contención de los desechos de la producción. “Es un proyecto importante y en ese desarrollo existe un dique de cola, que es una infraestructura clave donde se depositan los desechos mineros, una vez que se ha extraído el mineral de interés”, explicó el ingeniero García.

Detalló que ese dique de cola “tiene tres muros de cierre, uno de ellos tiene casi 200 metros de altura, donde hay que focalizar el tema de la seguridad sísmica de ese elemento de cierre”. En ese contexto manifestó sobre el muro que “lo que se evalúa es la estabilidad física de cómo se va a comportar la estructura que es un gran muro de cierre”. San Juan como provincia ha construido presas importantes sobre el río San Juan como el dique de Ullum, Punta Negra, Caracoles, Tambolar que dan experiencia sobre como operar con este tipo de estructuras. Es por esto que “salvando las diferencias, este muro de cierre será similar a los que se construyen en los diques”. El ingeniero García detalló que “un muro de cierre no es de hormigón, es un terraplén de materiales pétreos, que se hace como pantalla para generar una cuba donde se depositan las colas mineras”. Vale marcar que, de acuerdo al informe de impacto ambiental, este dique de cola tiene 1020 hectáreas.
Respecto al trabajo de evaluación contó que están en plena actividad, “se trata de hacer aceleradamente, pero si con las exigencias y la conciencia de que es un proyecto que es importante para San Juan y queremos que salga de la mejor forma posible”.

Sobre el dique de cola

El ingeniero Rodolfo García manifestó que “este paredón principal de casi 200 metros no nace y crece en forma instantánea, sino que tiene varias etapas, donde va creciendo y recreciendo esa altura de 200 metros en función de las necesidades de almacenamiento de esas colas”.