Por el aumento en los contagios y la implementación de algunas restricciones, la actividad productiva retrocedió algunos pasos. 

Pero en junio la economía retomó la senda de la recuperación, con indicadores que anticipan en la industria un crecimiento interanual de 14,9% y de 8,2% respecto al mismo mes de 2019.

Los datos surgen del último informe de panorama productivo que realiza mensualmente el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo. 

El reporte, elaborado a partir de un índice anticipado de actividad basado en el consumo de energía de 1.017 plantas industriales, indicó que la industria registró en junio un alza mensual desestacionalizada del 3% respecto a mayo, “acompañado por el rápido avance de la vacunación”. Así, la producción se ubicó 5,5% por encima del promedio de 2019.

Mejora en junio

A su vez, de los 14 sectores industriales relevados, hubo 10 que en junio crecieron respecto al mes previo en el consumo de energía, revirtiendo lo ocurrido en mayo. En tanto, al comparar frente al mismo mes de 2019, 12 de esos 14 sectores consumieron más energía, mientras que 8 de los 14 consumieron más energía incluso que en la comparación con junio de 2018. 

El informe destacó algunos datos sectoriales que van en esa misma dirección. La Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) informó que la producción automotriz alcanzó en junio las 40.035 unidades, lo que representa una suba del 67,4% contra el mismo período de 2019. “A su vez, los niveles fueron medianamente similares a los del mismo mes de 2018 (+1,6%)”, detallaron. 

En tanto, de acuerdo a la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (Afcp) los despachos de cemento crecieron 12,3% en el sexto mes del año contra el homónimo de 2019 y una contracción de 0,6% respecto a 2018. 

Por su parte, el Índice Construya, que muestra la actividad en las principales empresas productoras de materiales de construcción, exhibió un alza del 31,5% contra junio de 2019 y del 13,1% contra junio de 2018.

Cabe recordar que el índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero), que elabora el Indec, acumuló dos caídas consecutivas por las mermas de abril (-1,9%) y mayo (-5%). Ambos meses estuvieron muy afectados por el aumento en la cantidad de contagios, algunas restricciones y problemas logísticos asociados a la pandemia. 

Lo mismo sucedió en la actividad de la construcción, que desde febrero viene mostrando caídas mensuales en los niveles de actividad que releva el organismo estadístico. Las comparaciones mensuales son las más apropiadas para conocer el estado de situación sectorial, ya que el 2020 dejó una base de comparación muy baja debido a la cuarentena que  se aplicó al inicio de la pandemia.

El CEP XXI afirmó que los primeros datos de julio arrojan una tendencia similar a junio. “En los primeros 14 días del mes, la industria operó 8,2% por encima del mismo período de 2019 y 0,6% por arriba del mismo período de 2018”, explicaron.


NOTICIAS RELACIONADAS


Otros sectores

El informe del CEP XXI también ponderó que, por fuera del sector industrial, se observaron en junio y lo que va de julio repuntes en la mayoría de los indicadores que correlacionan con la actividad económica, como las búsquedas que las personas hacen en Google relacionadas a ciertos consumos. “En este sentido, en lo que va de julio se viene registrando una clara recuperación de las búsquedas relacionadas con la gastronomía, el turismo y las actividades culturales”, subrayaron. 

En esa línea, en base a los datos de movilidad de Google, los registros al 12 de julio mostraban la mayor movilidad desde el inicio de la pandemia. En el caso del comercio de bienes esenciales (alimentos y medicamentos), la movilidad incluso supera los niveles del período enero-febrero de 2020. “La movilidad al trabajo todavía no retornó a niveles prepandémicos, pero continúa su recuperación y alcanzó los máximos niveles desde marzo de 2020”, comentó el reporte. 

Esta recuperación de la movilidad no es un rasgo específico de Argentina, sino que viene dándose en gran parte del mundo, de la mano de los avances en las campañas de vacunación y la consiguiente disminución del riesgo sanitario”, aseguró el estudio. Por ejemplo, en todos los países de Sudamérica, varios de los cuales estuvieron muy afectados por la segunda ola en el otoño, se registró una suba de la movilidad al trabajo en lo que va de julio, siendo Brasil el único que superó hasta ahora los niveles anteriores a la crisis sanitaria.

Empleo

Por otra parte, el CEP XXI consignó que de acuerdo a las últimas estimaciones del Ministerio de Trabajo, el empleo asalariado formal en el conjunto del sector privado registró en abril un crecimiento del 0,7% mensual. Esto representó un alza de 40.600 empleos, la mayor variación positiva desde el inicio de la serie en 2009. 

Si bien el empleo formal privado continúa 1,6% por debajo de los niveles de febrero de 2020, desde agosto pasado se recuperaron 100.000 puestos de trabajo formales”, informaron. Comparado con abril de 2019, el informe destaca que hay varios sectores que han logrado sortear la crisis con mayor facilidad y que hoy tienen más empleo que dos años atrás. 

Uno de ellos es la industria del software, que creó casi 15.000 empleos formales en los últimos dos años (+13,4%) y lo hizo en las 24 provincias. También la industria manufacturera tiene más puestos de trabajo hoy que dos años atrás, con un buen desempeño en provincias como Santa Fe y Buenos Aires, en donde la amplia mayoría de los municipios incrementaron su empleo industrial. 

Otra actividad que creó empleo en los últimos dos años fue la minería (+1.000 puestos). De hecho, tres de los cinco departamentos del país con mayor creación de empleo en los últimos dos años son mineros: Iglesia en San Juan y Río Chico y Magallanes en Santa Cruz.

El sector más complicado es el de hoteles y restaurantes, cuyo empleo se redujo en 20,4% (-54.000 empleos) desde el inicio de la pandemia. Si bien a partir de marzo pasado se revirtió la tendencia, la caída sectorial ha sido la más marcada de toda la economía.